sábado, 7 de junio de 2008

El Dr. Quantum en Mundo Plano


Keneth Gergen, en su libro "El yo saturado", sostiene que en la sociedad generalmente se concede el prerrogativa de tomar decisiones a los grupos a los que se les atribuye el saber. Dado que los planes de estudios muchas veces son controlados por los que saben, quienes aprenden lo hacen sobre la base de interpretaciones de la realidad de quienes regulan el sistema. “Esta situación no genera problemas en tanto una cultura presente valores y definiciones de la realidad homogéneos, pero cuando crece el número de personas que dejan oír su voz, las pretensiones de conocimiento y el derecho al poder se vuelven controvertibles.”
¿Cómo guiar, entonces, a los alumnos para que puedan hacer oír su voz? ¿Cómo ver más allá de una realidad oficializada? ¿Es posible que a través de nuestras discusiones en torno a la capacidad de saber preguntar puedan aparecer pistas que inicien un camino alternativo de innovación y de diálogo?
Pero, ¿cómo evitar caer en la tentación del tecnocentrismo que todo lo soluciona?



Hace poco escribí en un artículo para la Revista Quehacer Educativo: “No es mi pretensión imponer una corriente de opinión, sino todo lo contrario porque incluso en mi propio discurso tengo dudas; pero dudas que las asumo como y las transformo en motor de desarrollo. Miguel de Unamuno decía que es buen cristiano aquel que duda; parafraseándolo, puedo decir que es buen pedagogo aquel que duda. La duda remueve, preocupa, hace buscar alternativas y abre la puerta a la posibilidad del equívoco. Solo quien reconoce que puede equivocarse, puede descubrir en el otro a un igual que puede tener la razón.”

Quizás sea una buena forma de comenzar a ver más allá de Mundo Plano.


1 comentario:

Jorge dijo...

Hola amigo: quería invitarte que visites el blog que estoy realizando con mis alumnos de segundo año de la secundaria sobre LA DISCRIMINACIÓN.
http://nodiscrimine.blogspot.com
Tema arduo e interesante.
Seguro será de tu agrado.
Cualquier aporte que desees hacer será muy valioso.
Un abrazo desde la Argentina.